Consejos para conducir en invierno

Conducir en invierno

En invierno podemos encontrarnos que tenemos que conducir bajo condiciones meteorológicas adversas como nieve, hielo, lluvia, niebla y viento. Para evitar riesgos innecesarios es importante ser previsor y prudente a la hora de realizar nuestro viaje.

Algunos consejos para conducir en invierno

Puesta a punto de nuestro vehículo

Poner el coche a punto antes de iniciar un viaje para evitar cualquier imprevisto que pueda surgir. Revisar el sistema de refrigeración, los niveles de líquido anticongelante, de líquido limpiaparabrisas, de aceite y del líquido de dirección.

Comprobar el alumbrado, los frenos, las escobillas y los neumáticos (la presión y el dibujo, que en invierno no debería ser menor de 3mm).

Debemos montar neumáticos de invierno (garantizan una buena adherencia sobre suelos deslizantes) o bien llevar cadenas para circular por carreteras de montaña o vías con poca adherencia que estén cubiertas de nieve o hielo.

Conducir con precaución y suavidad. Ser conscientes de nuestras limitaciones.

Conducir de forma segura y adecuar nuestra velocidad a las condiciones meteorológicas que nos encontremos en la carretera. Si conducimos con suavidad será más difícil perder el control de nuestro vehículo.

Debemos intentar frenar de forma progresiva para evitar que las ruedas se bloqueen y perdamos el control del coche. Si las ruedas se bloquearan podemos soltar el pedal del freno para recuperar la tracción de las ruedas y alternar el freno motor con el pedal del freno. Antes de entrar en una curva reducir de marcha en línea recta y durante la curva mantener una velocidad moderada y constante.

También debemos tener en cuenta la buena visibilidad. Favorecer nuestra visión así como el hecho de ser vistos por el resto de conductores. Se recomienda usar las luces más adecuadas según las circunstancias (luces antiniebla, largas,…)

Mantener una buena distancia de seguridad

Se recomienda circular con una distancia de seguridad larga, manteniendo una velocidad adecuada a la velocidad del vehículo que tengamos delante. Con climatología adversa esta distancia deberá aumentar considerablemente, ya que sobre nieve o hielo el tiempo que tardamos en detener el vehículo es superior al que que tardaríamos en seco.

Planificar el viaje

Se recomienda llevar en el coche una linterna, una bayeta antivaho, alguna manta, chalecos reflectantes y una rasqueta para el hielo de los cristales congelados.

Antes de emprender el viaje debemos consultar el estado de las carreteras y llenar el depósito de combustible.

Podéis consultar el estado de las carreteras y el tránsito en www.dgt.es, transit.gencat.cat/ca o infotransit.racc.es/.

¡Buen viaje!

También te puede interesar...

2 Respuestas

  1. 26/02/2015

    […] los meses de otoño e invierno suele ser más frecuente encontrarse con bancos de niebla que incrementan el riesgo de sufrir […]

  2. 25/11/2015

    […] También es conveniente seguir estos consejos para conducir en invierno con condiciones climatológicas adversas. […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *