¿Cómo viajar en coche con niños?

Cómo viajar en coche con niños

La mejor forma de proteger a los niños que viajan en un vehículo ante un posible accidente es utilizando un Sistema de Retención Infantil (SRI) adecuado a su peso y edad, además, su uso es obligatorio en niños menores de 12 años o que midan menos de 1,35m. Si utilizan únicamente el cinturón de seguridad del vehículo no los protegemos de forma correcta ya que éste es ineficaz en niños que no llegan con los pies al suelo.

Una de las primeras causas de mortalidad infantil en los países desarrollados son los accidentes de tráfico. Las lesiones más frecuentes son en el cuello (niños de hasta 2 años), en la cabeza (niños de entre 2 y 4 años) y en el abdomen (niños de entre 4 y 10 años). En 2013, 4 de los 20 menores de 12 años fallecidos que viajaban en turismo o furgoneta no llevaban ningún tipo de dispositivo de seguridad durante el accidente. Tampoco lo llevaban 14 de los 88 heridos graves, ni 197 de los 2.741 heridos leves.

El uso de los SRI consigue reducir hasta un 75% las lesiones en caso de accidente.

La normativa vigente exige:

  • Los niños tienen que viajar con un Sistema de Retención Infantil hasta los 12 años o hasta que midan más de 1,35m, aunque se aconseja que hasta que midan 1,50m se utilice el cojín con respaldo.
  • Las sillas del grupo 0 y 0+ se deben colocar en el sentido contrario a la marcha.
  • Los niños deben viajar siempre en los asientos traseros. Únicamente se permiten tres excepciones: si se viaja en un vehículo de dos plazas, si las plazas traseras están ya ocupadas por niños de las mismas características físicas o si en los asientos traseros del vehículo es imposible instalar un SRI (según la nueva normativa que entró en vigor el 1 de octubre de 2015).
  • Escoger el sistema de retención infantil más adecuado al niño según su edad, altura y peso.

Según la Ley de Tráfico y Seguridad Vial, los agentes podrán inmovilizar un vehículo si no lleva el dispositivo de retención infantil adecuado mientras se viaja con menores.

¿Cómo escoger el sistema de retención más adecuado?

Existen distintos tipos de sistemas de retención diseñados para adaptarse perfectamente a la estatura y peso del niño. Algunos de ellos son polivalentes y se pueden transformar a medida que el niño va creciendo.

Los sistemas de retención infantil están divididos en 5 grupos:

  • Grupo 0: cucos o capazos. Para bebés, desde que nacen hasta 1 año o hasta los 10 kilos de peso. Hay que colocarlos siempre en sentido contrario a la marcha.
  • Grupo 0+: capazo o sillita. Para niños hasta 18 meses y máximo 13kg de peso. Hay que colocarlos en los asientos de detrás en sentido contrario a la marcha.
  • Grupo I: sillita. Para niños de 1 a 4 años, entre los 10 y los 18 kg de peso. Normalmente tendrán que ir situadas en sentido contrario a la marcha.
  • Grupo II: asiento elevador con respaldo. Para niños de 3 a 6 años, entre los 15 y 25 kg de peso. Consta de un cojín con respaldo con protección lateral para la cabeza. Se tendrá que colocar en los asientos traseros del vehículo y, si es posible, en el centro. El niño irá cogido directamente con el cinturón de seguridad del coche.
  • Grupo III: cojín elevador. Para niños de 5 a 12 años, entre los 22 y 36 kg de peso. Igual que el sistema del grupo anterior, el niño va cogido directamente con el cinturón de seguridad del coche.

Consejos para comprar el sistema de retención más adecuado

  • Asegurarse que el sistema de retención infantil está homologado.
  • Preguntar al vendedor por la silla que se adapta mejor a nuestro coche y si es compatible.
  • Probar la sillita en la tienda con el niño que la va a llevar para asegurarse que se adapta perfectamente a él.
  • El sistema ISOFIX es el sistema de anclaje más recomendado y seguro del mercado.

Aspectos importantes a recordar

  • Llevar siempre al niño en su SRI. Nunca llevarlo en brazos, ya que no podríamos sujetarlo en caso de impacto, ni suelto en el coche. Tampoco debe compartir cinturón de seguridad con un adulto.
  • El niño debe viajar siempre en los asientos traseros.
  • No confiarse ni bajar la guardia en los trayectos cortos, es donde suelen ocurrir más accidentes.
  • El cinturón o los arneses no pueden quedar holgados, ni estar doblados o retorcidos para que no pierdan su efectividad.
  • El SRI debe estar perfectamente instalado y anclado al vehículo.
  • Colocar la sillita en sentido contrario a la marcha siempre que se pueda.
  • Viajar con un niño en el coche sin haber instalado un sistema SRI está considerado una infracción grave (retirada 3 puntos y 200 euros de multa).

A continuación, os dejamos este enlace donde encontrareis más información.

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *