El alcohol y la conducción

el alcohol y la conducción

Un gran número de accidentes de tráfico están relacionados con el consumo de alcohol al volante.

El alcohol es uno de los principales factores de riesgo en la conducción. Está implicado en un 30-50% de los accidentes mortales de tráfico.

En 2015, según datos de la INTCF (Instituto de Toxicología y Ciencias Forenses), el 29% de los conductores y el 21% de los peatones fallecidos en accidentes de tráfico superaron los límites de alcohol en sangre.

¿Cómo se comporta el alcohol en nuestro organismo?

La absorción del alcohol va en función del tipo de bebida alcohólica y de cómo sea consumida ésta. Las bebidas fermentadas (cerveza o vino) son absorbidas más netamente que las bebidas destiladas (whisky, ron, ginebra, etc.).

El hecho de tomar alcohol destilado con bebidas gaseosas (tónica, cola, etc.) o junto con bebidas calientes, puede incrementar la rapidez de la aparición del alcohol en sangre.

La rapidez de la absorción del alcohol depende de la cantidad que llegue al intestino delgado. De manera que si tenemos el estómago vacío la cantidad y la velocidad en que pasa el alcohol a la sangre será mayor.

Como más rápido sea el consumo de una bebida alcohólica, mayor será la velocidad en que el organismo absorba el alcohol.

Los menores de 18 años y los mayores de 65 años son más vulnerables a los efectos del alcohol. Hecho que hace que su capacidad para conducir bajo los efectos del alcohol se vea más afectada.

La absorción del alcohol es distinta en el cuerpo de las mujeres y los hombres. Las mujeres pueden dar índices de alcoholemia más elevados que un hombre habiendo consumido la misma cantidad de alcohol. La misma diferencia existe entre las personas de poco y mucho peso.

¿Cómo afecta el alcohol a la conducción?

  • Hace subestimar los efectos que el alcohol produce en el organismo
  • Disminuye la prudencia y el sentido de la responsabilidad
  • Aporta una falsa sensación de seguridad, lo que lleva a tolerar situaciones de mayor riesgo
  • Puede provocar un aumento de las conductas agresivas e impulsivas
  • Puede llevar a cometer muchas más infracciones

¿Qué alteraciones provoca el alcohol en nuestro cuerpo?

  • Alteraciones en las funciones perceptivas. Afecta a la capacidad de percepción de todo lo que nos rodea y encontramos en la vía.
  • Alteraciones en la atención. Afecta a la capacidad de concentración, sobretodo en trayectos largos y con un entorno complejo.
  • Alteraciones en la psicomotricidad. Afecta a la coordinación del cuerpo (sensorial-motora) así como a la precisión de los movimientos y al equilibrio.

 

Todo ello conlleva a una mayor probabilidad de cometer errores y a tener una capacidad más lenta a la hora de tomar decisiones al volante.

Puedes consultar este enlace si quieres saber qué sanciones conlleva el consumo de alcohol al volante puedes consultar.

A continuación os dejamos un enlace donde encontraras más información relacionada con el alcohol y la conducción.

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *