Conducir en verano

Antes de realizar cualquier desplazamiento o viaje, por corto que sea, debemos recordar que las condiciones climatológicas son un factor importantísimo para la conducción de nuestro vehículo.

Debemos tener en cuenta estos tres puntos antes de coger nuestro vehículo para realizar cualquier trayecto:

Ropa y calzado

La ropa y el calzado son dos elementos importantísimos. No deberías conducir con chanclas, cámbiatelas por otro calzado completamente cerrado y que no resbale antes de empezar a conducir. Evidentemente, tampoco debes conducir descalzo.

Se recomienda llevar ropa ancha y fresca. Nunca conduzcas sin camiseta ni sólo con el bañador. Además, recuerda que el cinturón de seguridad sin ropa puede provocar rozaduras e incluso puede quemar la piel.

Recuerda también utilizar gafas de sol, para evitar posibles deslumbramientos o reflejos.

Temperatura adecuada en nuestro vehículo

La temperatura del vehículo hay que regularla con sentido común y conviene mantenerla a unos 22º aproximadamente. Procura que el aire no te de directamente en la cara.

El calor puede provocar errores en la conducción, ya que puede provocar un cansancio adicional a nuestro cuerpo. Por esta razón, es importante llevar la ropa adecuada y permanecer a una buena temperatura.

Una buena hidratación

Es aconsejable hidratarse de forma continua mientras conducimos. También podemos tener en el coche algo de comida o fruta para alguna posible bajada de tensión o golpe de calor del conductor o de algún otro pasajero.

Recordemos también que si el trayecto es largo debemos hacer descansos.

Además de todo esto, es recomendable ir a un taller para revisar el coche de los efectos del invierno o de elementos que hayan podido deteriorarse.

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *